SALUD MENTAL Y EL TABÚ DE ASISTIR A PSICOTERAPIA

“Una mente calmada trae fortaleza interna y autoestima, eso es muy importante para la salud mental” Dalai Lama

 

En nuestra sociedad existe un sin número de creencias sobre lo que es correcto o no hacer, lo que se debe decir, el cómo es que se debe decir, cosas que debemos pensar, para qué las debemos pensar y por supuesto, todas aquellas cosas que se supone debemos o no hacer. Esto de cierto modo convierte en algo común el hecho de que como sociedad, estemos acostumbrados a ejercer juicios de valor respecto a las conductas y actitudes de otras personas, así que nos es fácil señalar lo que desde nuestra perspectiva está bien que los demás hagan y que es lo que no está bien que hagan.

Curiosamente esto genera una paradoja social bastante peculiar ya que si por ejemplo, le preguntamos a un número determinado de personas si ¿está bien preocuparse por la salud física?, seguramente el 100% responderá que sí, y si a esa misma muestra le preguntamos si ¿es importante cuidar de nuestra salud mental? Podríamos afirmar que el 100% volverá a responder que sí, sin embargo, si hacemos una última pregunta del tipo ¿Cree que es importante acudir a un psicólogo cuando se tiene alguna dificultad de carácter emocional? Muy probablemente aquí disminuya el número de personas que respondan de manera afirmativa, y aun cuando lo dijeran, seguramente lo responderían porque creen que es correcto, más no necesariamente es algo que ellos mismos harían.

Y es que pareciera increíble, pero aún existen ideas tan fuera de lugar como afirmar que acudir a terapia psicológica es sinónimo de debilidad y en algunos casos hasta de locura, esto obviamente lo convierte en algo “vergonzoso” que se debe evitar o al menos ocultar. ¿Pero cuál es la realidad de todo esto? La realidad es que se requiere de mucha madurez para primero, saber identificar cuando algo en nuestras emociones, pensamientos o conductas no se encuentran del todo bien, es importante saber reconocer y aceptar que al igual que todos, en algunas ocasiones necesitamos apoyo, para poder generar cambios en beneficio de nuestra persona, y sobre todo tomar decisiones que contribuyan a dichos cambios. Porque así como es fácil acudir al dentista cuando nos duele una muela, o al doctor cuando tenemos un resfriado, debería ser fácil acudir con un psicoterapeuta cuando nos duele el “alma”.

Estos cambios paradigmáticos deben realizarse desde la construcción familiar, ya que todos en casa deberíamos tener la posibilidad de expresar como nos sentimos, y que es lo que llevamos en nuestra mente día con día, deberíamos ser capaces de solicitar ayuda y recibir comprensión y apoyo, sin que exista un prejuicio que haga que aquello que ya es una dificultad se convierta en un verdadero problema. Todos los seres humanos somos responsables de nuestro propio bienestar, pero cuando existe el apoyo y la compañía de aquellos a quienes amamos, las cosas se tornan siempre un poco más sencillas de abordar.

Categorías

Abrir chat