A VECES EN LAS COSAS MÁS SIMPLES Y A LAS CUALES NO DAS IMPORTANCIA, SE ENCUENTRAN OCULTAS GRANDES HISTORIAS… LA HISTORIA DEL LOGO DE CHUPA CHUPS

¿Qué pueden tener en común Salvador Dalí y las paletas Chupa Chups?

A simple vista, nada, el gran artista surrealista del siglo XX y una golosina no podrían encontrarse en el camino de ninguna forma… Hasta que te das a la tarea de indagar en esta dulce historia.

Resulta que en el año 1950, Enric Bernat, quien era pastelero por herencia familiar, decidió fundar su propia compañía de caramelos, a la cual nombró “Productos Bernat”. Cierto día al observar a los pequeños comer sus productos, se percató de que los niños terminaban todos pegajosos y embarrados de dulce lo cual creaba una gran molestia en sus padres y este malestar terminaba en drama familiar.

A Enric entonces se le ocurrió la idea que revolucionaría la historia de los dulces en el mundo, añadió unos pequeños palitos a los caramelos para que los niños no tuvieran que tener contacto directo con el azúcar.

En sus inicios los caramelos en palito se llamaron “Chups”, para 1961, su nombre cambió al definitivo y que conocemos hoy en día: “Chupa Chups”

La empresa fu creciendo a lo largo de los años y, en 1969, con la finalidad de expandirse de manera internacional, la empresa pidió al artista plástico Salvador Dalí que les diseñara un logotipo para Chupa Chups.

La historia cuenta que Dalí sólo tardó una hora en finalizar el logotipo, por el cual cobró una verdadera fortuna.

Cuando Bernat invirtió en este proyecto tomó la decisión de hacerse con todas las patentes similares. Así aseguró que su proyecto triunfara y descartaba cualquier competencia. Eric Bernat diseñó un logotipo para su obra pero cuando el Chupa Chups empezó a triunfar decidió contratar a un artista de categoría. Fue así como Salvador Dalí diseño el logotipo del caramelo que todos conocemos.

Dalí y ChupaChups

En 1968 Eric Bernat se trasladó a Figueras, lugar de residencia del artista surrealista, para encargar el diseño, de esta forma, Salvador Dalí igualó el color de la tipografía y la rodeó por una forma similar a la de una margarita, creando así el logotipo que conocemos actualmente.

Dalí solo le pidió a Bernat que su logotipo se situara en la parte superior del Chupa Chups y no en el lateral como podría pensarse. De esta forma el logo se vería al completo y se convertiría en un elemento característico.

Sobre el proceso de creación del diseño hay diferentes teorías, entre ellas la de que Bernat no contrató a Dalí si no que este hizo el boceto mientras su amigo le contaba que necesitaba una reinvención. Además se cree que el artista no demoró ni una hora para preparar el diseño.

El logotipo ha cambiado durante los años pero está claro que la esencia de Dalí sigue presente, ¿verdad?

Área a la que pertenece: Vida Cultural Artística

Categorías

Abrir chat