¿Cuáles son las ventajas del modelo basado en competencias?

Preparatorias en Puebla

En Colegio Cultural nos hemos posicionado como una de las preparatorias en Puebla más notables y comprometidas debido a que trabajamos bajo el modelo educativo por competencias, cuya finalidad es fomentar el desarrollo íntegro de cada estudiante, para que puedan participar, crear, innovar y brindar soluciones a situaciones actuales. Lo implementamos también por las ventajas que proporciona y los excelentes resultados que ha mostrado desde su implantación en el sistema educativo mexicano.

Definición

El concepto de educación basado en competencias (EBC) que manejan algunas preparatorias en Puebla como Colegio Cultural hace referencia a un modelo de aprendizaje que enfatiza las competencias que los alumnos obtiene por sobre el tiempo que permanecen en las aulas. No es un concepto nuevo en el panorama mundial, sin embargo, ha ganado aceptación en los últimos años. Su aparición se remonta en la década de 1960 en los Estados Unidos como una reacción ante la dificultad de que los alumnos no aprendían lo necesario para desempeñarse y participar activamente en la sociedad tras graduarse.

Las instituciones educativas en la actualidad, tanto de México como el resto del mundo, buscan optimizar la manera de volver mensurable el éxito de los estudiantes y garantizar que todos puedan acceder a enseñanzas de calidad y pertinentes para la época. Los parámetros para medir el éxito son distintos en los modelos de enseñanza convencionales. En los últimos, el dominio de una competencia o habilidad es variable, en función de una evaluación al término del periodo, y los tiempos en las aulas son fijos (bimestrales, semestrales, etcétera).

El modelo basado en competencias, por otra parte, funciona de manera contraria: los alumnos son sometidos a evaluación en función del dominio que tienen de las habilidades y los resultados de aprendizaje, por lo que el ritmo de obtención de conocimientos se individualiza. Permite también que no existan los rezagos y cada quien aprenda según sus capacidades para que pueda aportar su grano de arena al mundo, además, que algunos avancen con mayor rapidez.

Una solución a la deserción

El mercado laboral ha criticado con insistencia a las instituciones educativas como las prepas en Puebla, debido a que muchas no toman con seriedad la realización de ajustes para que los egresados adquieran competencias clave para la actualidad. No se trata de una crítica banal, si se consideran estudios recientes como el del Foro Económico Mundial, el cual ha demostrado la inadecuación entre las habilidades que demandan los empleadores y las reales de los egresados. La realidad torna aún más grave si  sumamos que más del 60% de los estudiantes recién inscritos, ocuparán cargos que aún no existen al egresar.

La educación con base en competencias permite solucionar esta inadecuación, aunque es importante el compromiso de las preparatorias en Puebla para que se aplique con efectividad y puedan percibirse sus efectos a corto y largo plazo. Este modelo educativo cada vez más estimado por los padres de familia e incluso por los alumnos, ofrece una serie de ventajas que vale la pena conocer para entender su alcance y el motivo de su éxito en nuestro país. Las más notables son las siguientes:

Accesibilidad y flexibilidad.

El modelo no se enfoca en el tiempo que se invierte para cubrir cierto número de créditos sino en el aprendizaje mismo, por tal motivo, los alumnos no deben considerar programas educativos con contenidos rígidos y poco flexibles que pueden derivar en rezago y la deserción, ni lapsos de estudios predefinidos. Ofrece también una vía de mayor eficiencia y potenciamiento más asequible para la consecución de nuevas habilidades, mayores posibilidades laborales y grados académicos para todos.

Transparencia en las aptitudes de los egresados

Permite que lo que los estudiantes saben y pueden realizar sea comunicado de manera eficaz, lo que brinda a los empleadores la posibilidad de comprender sus resultados de aprendizaje y determinar si podrán o no ocupar con las labores asignadas a sus cargos. Hace uso de mecanismos de evaluación que reflejan la obtención efectiva de competencias y asume que el aprendizaje es adquirido por el hecho de que los alumnos tomaron una cierta cantidad de cursos.

Enfoque en los requerimientos del mercado laboral actual y de la sociedad.

Tiene la finalidad de vincular el proceso formativo de los estudiantes con el mercado laboral para dar una respuesta adecuada a las demandas sociales y a las necesidades de los sectores en constante transformación. La participación de los egresados será, de esta manera, pertinente a su tiempo y podrán desempeñarse en las actividades más novedosas.

Autogestión en el proceso formativo.

El modelo ofrece a los alumnos la posibilidad de afinar capacidad de reconocer, construir y gestionar sus habilidades. Les permite a los alumnos evaluar y mejorar su desempeño, solucionar dificultades, planear estrategias innovadoras e interpretar diversas situaciones de manera ética y responsable.

Reconocimiento de conocimientos previos.

La mayoría de los programas que adoptan el modelo ofrecen a los estudiantes la posibilidad de usar conocimientos que hayan adquirido previamente fuera de las aulas para acelerar el proceso de formación. Se trata por ello de una educación más integra que no descalifica competencias no académicas y que pueden ser de utilidad para optimizar el aprendizaje. Permite, además, que los alumnos escojan las áreas en las que requieren poner más atención sin requerir el seguimiento de un programa rígido y riguroso.

Desarrollo de nuevas habilidades para la docencia.

Fomenta el desarrollo profesional y pedagógico de los docentes. Implica el replanteamiento y redefinición del papel de los profesores en el proceso de aprendizaje de los alumnos. Con su adopción se colocan semillas para el surgimiento de nuevas generaciones de docentes mejor preparados para enfrentar los entornos en los que los educandos se involucran en el desarrollo de competencias de aprendizaje de mayor profundidad.

Aprendizaje transversal e íntegro.

Prepara a los alumnos de manera íntegra mediante el desarrollo de competencias de utilidad en contextos diversos como el ejercicio de la cultura cívica y acceso a puestos laborales. Lo logra por medio de competencias como autoaprendizaje, creatividad, comportamiento ético, pensamiento lógico-analítico, y autogestión.

Actualmente existen diversos bachilleratos en Puebla que implementan este modelo, lo que es conveniente para la entidad federativa en general, lo cual goza desde hace pocos años de una excelente oferta educativa a nivel nacional. Sin embargo, es importante escoger una opción con experiencia y reconocimiento para garantizar que sus hijos recibirán educación con base en él.

Encontrarán en Colegio Cultural una de las mejores opciones poblanas, en Centro, Santiago y El Carmen. Si desean más información sobre nuestro modelo educativo y oferta,  marquen a las líneas generales (222) 232 0211, (222) 232 2050, (222) 211 3797 o visiten nuestras instalaciones cuyas direcciones encontrarán en la pestaña de directorio.

Categorías

Vida cultural

Alimentarse de la cultura, es un buen inicio hacia la sensibilidad. La UNESCO define el concepto cultura como: Conjunto distintivo de una sociedad o grupo

Leer más »

EFEMÉRIDES DE LA SEMANA

21 de septiembre  1810. Miguel Hidalgo hace su entrada triunfal en Celaya, Guanajuato.  1918. Nace en Jalisco, el escritor autodidacta Juan José Arreola.  Día Internacional

Leer más »